Temporada de curri.

Con la subida de las temperaturas, se despierta la inquietud y las ganas de muchos pescadores, influidos entre otras cosas por el aumento de la actividad de los peces.

En este caso, Ángel, ya considerado un amigo, que cada vez mas a menudo se pone en contacto conmigo para que salgamos a pescar, no dudó en decirme que esta vez quería salir “a lo grande”, asumiendo el riesgo que esto puede significar un cero absoluto o la foto de su vida.

Hacia una semana que yo no tenia noticias de piezas grandes por la zona, pero como en esto de la pesca nunca se sabe, decidimos hacer un curri alejándonos lo mas posible de la costa en busca de grandes ejemplares.

El mar nos mostró su mejor cara, un amanecer perfecto y el mar en calma nos dejaron ver a varios peces luna tomando el sol y el salpicar de algo realmente grande, muy muy grande que no pudimos saber que era.

De nuestro objetivo ni rastro, pero como la insistencia tiene su recompensa, este bonito atacó a uno de nuestros señuelos y nos dio la alegría de la mañana.

P1080045 P1080050

Hay que reconocer que cuando nos referíamos a ir “a lo grande”, no buscábamos algo así, sino algo grande de verdad, pero con la potencia que tienen estos animales nos pudimos conformar y satisfacer nuestras ansias de pesca.

No hay nada como salir al mar entre semana y no encontrarse con ninguna embarcacion en toda la mañana

“Un mal día de pesca es mejor que un buen día de trabajo”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.